Testimonios para la historia, S.L. Editora. Avda. Diagonal, 612 6º 4ª y 5ª Barcelona 08021. Télefono: 930 18 16 16 Contacta
RAÚL LÓPEZ LÓPEZ.

RAÚL LÓPEZ LÓPEZ. MONBUS

Obra:
Texto del 23/01/12 .
Fotografía cedida por Raúl López.
 

Nacida como un pequeño negocio de origen familiar, esta entidad se ha convertido en un importante holding internacional, líder del transporte de viajeros por carretera en España, hoy en manos de la segunda generación, imbuida de un espíritu visionario y tenaz que ha convertido la empresa en lo que es ahora. Con la incorporación de la tercera generación, se incide en el desprestigio de la figura del empresario y en la repercusión que ello tiene en la productividad y el futuro del país.

Una pequeña flota de autobuses que recorrían la provincia de Lugo en períodos de ferias o mercados

Los orígenes de Monbus se sitúan en la localidad de Sarria (Lugo), cuando a principios de la década de los 30 mi padre, Raúl López Loureiro, se introdujo en el sector del transporte de mercancías y viajeros contando solo con una camioneta. Pocos años después de finalizar la Guerra Civil, su actividad se incrementó agregando una pequeña flota de autobuses que recorrían la provincia de Lugo en períodos de ferias o mercados y, algo más tarde, la empresa se adentró en el terreno del transporte discrecional, que es aquel que se lleva a cabo sin sujeción a itinerario, calendario ni horario preestablecido. Después, ya en los 70, Monbus se sumó al servicio de transporte escolar coincidiendo con mi incorporación a la empresa, actividad que inicié después de haber dirigido durante unos años una autoescuela en copropiedad.

Hacia una expansión del negocio

En 1977, estando ya el negocio bajo mi gerencia, nos surgió la oportunidad de comprar, junto a otros socios, la empresa de autobuses Monforte, que en aquel momento ya era pionera en transporte en la provincia de Lugo. Aquello nos dio la posibilidad de mantener una movilidad diaria de servicio y advertimos claramente que, manteniendo unos ingresos fijos, el negocio tenía futuro.

Más de mil empleados y una flota superior a los 2.000 vehículos

En la actualidad contamos con una plantilla de más de mil empleados, tenemos una flota de vehículos que supera las 2.000 unidades, entre autobuses y turismos, y nos desenvolvemos tanto en el ámbito nacional como en el internacional. Por lo que se refiere a España, trabajamos fundamentalmente en Galicia, donde están nuestras raíces, pero también contamos con presencia importante en la Comunidad de Madrid, Cataluña, Castilla-La Mancha, entre otras. Esta actividad queda complementada por una potente expansión hacia Europa, donde operamos con la organización Eurolines, marca que aglutina a 32 sociedades independientes y que permite a nuestra compañía participar en prácticamente todas las rutas que cubren el continente. Asimismo, poseemos una participación accionarial en la empresa de transportes alemana Deutsche Touring.

Grupo con 60 sociedades independientes

Con el paso de los años nos hemos convertido en un grupo empresarial que comprende sesenta sociedades con accionariado distinto, algo que las dota de independencia entre sí, aunque evidentemente tratamos de aprovechar sus sinergias. La mayoría de ellas están relacionadas con el transporte por carretera, aunque tenemos una línea de negocio vinculada a la ruta fluvial de los cañones del Sil y un proyecto relacionado con el ámbito del ferrocarril, del cual esperamos que, con la previsible liberación del sector, en un futuro cercano llegue a prosperar.

Capital 100% español

Dentro de Europa, las empresas españolas de transporte somos las más pequeñas del sector. Si miramos hacia Inglaterra, Francia o Italia, fácilmente observamos grandes compañías que nos superan. Una de las causas de esta desventaja se debe a que, en poco tiempo, en España hemos asistido a la absorción de empresas de transporte muy rentables por parte de multinacionales extranjeras que han visto en ellas una buena oportunidad de negocio. Tal vez, hoy seamos nosotros la empresa del sector con capital 100% español que más factura y que más presencia tiene dentro y fuera de España, aunque seguimos siendo pequeños en el entorno europeo.

Procuramos adquirir la carrocería en industrias españolas

Por desgracia en nuestro país apenas quedan empresas autóctonas de fabricación de vehículos, algo que nos obliga a demandar la mayoría de los chasis de nuestros autocares sobre todo a empresas alemanas. Sin embargo, procuramos adquirir la carrocería en industrias españolas, ámbito en el cual España sigue siendo un país con tradición.

Normativas que convierten el autobús en el medio de transporte más seguro

En nuestro sector aceptamos el exigente nivel de las normativas españolas de seguridad, una reglamentación que, sin duda, convierte el autobús en el medio de transporte más seguro del mercado. A pesar de ello, desde nuestro colectivo consideramos que no se ha sabido transmitir una buena imagen y, desde hace tiempo, mantenemos un eterno debate con la Administración, a quien solicitamos que proyecte una campaña divulgativa del transporte por carretera con la finalidad de generar confianza en el ciudadano.

En busca de la excelencia pensando en el viajero

La excelencia de nuestro trabajo viene motivada por todos aquellos elementos que garantizan la comodidad del cliente, algo que implica, entre otras, actuaciones relacionadas con el uso de buenos materiales, una limpieza exquisita u ofrecer una óptima imagen. A su vez, también tenemos la necesidad de circular por plataformas que otorguen privilegios e incentiven al usuario a prescindir del vehículo privado.

Nuestro trabajo no permite errores

En general la mano de obra es el mayor coste que tiene toda empresa, y no me refiero solo al coste en un plano económico, sino también a los grandes esfuerzos laborales y sociales que deben realizarse. Trabajamos en un sector donde el cumplimiento de la reglamentación es prioritario. Puesto que puede tener consecuencias irreparables, no podemos permitirnos errores en la ejecución de nuestro trabajo, por ello dedicamos gran parte del tiempo a formar a nuestros empleados instruyéndolos en campos como la seguridad, la eficiencia o el buen trato al viajero.

Queda todavía por explotar el turismo interior

Tengo la impresión de que en España solo hemos sabido vender el turismo de sol y playa, olvidando que disponemos de muchas otras atracciones para el visitante que ampliarían nuestro potencial. Somos afortunados por habitar un país que ofrece una gran diversidad paisajística, climática o cultural, y considero que existe una infinidad de territorios que aún no están explotados de forma suficiente. Es necesario que tengamos en cuenta que los intereses del turista son heterogéneos y, a parte de costas, poseemos un rico patrimonio que aglutina geografías de diferente idiosincrasia, cada una con su atractivo, y bienes monumentales de incalculable valor histórico.

Resolver el endeudamiento de la Administración

Antiguamente poder trabajar para la Administración suponía tener una garantía económica, pero hoy en día representa todo lo opuesto. Los impagos de las empresas públicas están comenzando a formar parte de la cotidianidad, y es prioritario y fundamental resolver esta cuestión; de lo contrario, muchas empresas pueden verse arrastradas a situaciones irreversibles.

No es lógico que la mayoría de empresarios teman a la contratación

El empresario no es más que el gestor de su empresa, y el buen rendimiento de una compañía depende de modo fundamental de la labor realizada por sus trabajadores. Por ello es elemental respetar las condiciones profesionales establecidas, pero también necesitamos disponer de una mayor flexibilidad laboral. No es racional que la mayoría de los empresarios teman a la contratación y, si queremos proyectarnos hacia el futuro, esta situación debe cambiar con el asentamiento de una nueva normativa laboral.

Reactivar la industria reactivando el crédito

Aun a sabiendas de que tenían una difícil devolución, la mayor parte de entidades bancarias otorgaron créditos a grandes empresas. Sin embargo, el pequeño o mediano empresario que trabaja a diario para reembolsar los préstamos que le conceden, ahora tiene que hipotecar todas sus propiedades. Evidentemente, no podemos volver a caer en la equivocación de adjudicar crédito a empresas que no sean viables, pero aquellas compañías que demuestren ser solventes merecen ser ayudadas con el fin de reactivar nuestra industria.

Hay que tratar al empresariado con la consideración que se merece

La difícil situación del mundo empresarial representa una lacra para las futuras generaciones, las que, al observar las adversidades que sufre el entorno, no desearán tomar el relevo en los negocios familiares o mitigarán sus habilidades emprendedoras. En mi caso, si en mi juventud no hubiera sentido ilusión por dirigir una empresa, no habría tomado las riendas del negocio que creó mi padre. Por ello pienso que al empresariado debe tratárselo con la consideración que merece; de lo contrario acabaremos aniquilando el colectivo que mueve la economía de nuestro país.

Agradecido con quienes tengo a mi alrededor

Poder haberme dedicado a aquello que me satisface ha sido posible sobre todo gracias a mis padres que, además de legarme su empresa, supieron transmitirme unos valores fundamentales para llegar a ser responsable y honrado en los negocios. También debo mi éxito profesional a mi esposa e hijos, quienes siempre me han apoyado a pesar de que el trabajo me restara tiempo para dedicárselo a ellos. Asimismo, debo reconocer el esfuerzo de mis socios accionistas, que siempre han sacrificado dividendos en favor del crecimiento de la empresa. Y, por supuesto, me siento especialmente agradecido con el gran equipo humano que forma nuestra compañía, sin el que este proyecto empresarial no sería viable.