Testimonios para la historia, S.L. Editora. Avda. Diagonal, 612 6º 4ª y 5ª Barcelona 08021. Télefono: 930 18 16 16 Contacta
Sr. Santiago Santana Cazorla
SANTIAGO SANTANA CAZORLA.
Fotografía cedida por Santiago Santana.

SANTIAGO SANTANA CAZORLA. GRUPO SANTANA CAZORLA

Obra:

Texto del 13-02-2012

Lo más importante para llevar a cabo un proyecto empresarial, a juicio del fundador de un grupo vinculado a la hostelería, la construcción, los servicios y la automoción, es el compromiso mutuo entre el empresario y los trabajadores; y más aún si cuenta con familiares entre ellos, como sucede con su hijo Alberto. Ecuánime y honesto, cree que el país necesita un cambio de mentalidad que asiente unas directrices socioeconómicas firmes y bien dirigidas.

Del transporte a la construcción

Procedo del mundo agrícola. Empecé trabajando como chófer de camiones, hasta que un buen día compré uno propio y pronto pude hacerme con un segundo. Comencé así a trabajar junto a uno de mis hermanos distribuyendo materiales de construcción, lo que posteriormente nos permitió hacer algo de obra pública. Fuimos creciendo poco a poco y encargándonos de algunos terrenos mediante porcentaje de permuta. Las RIC (Reservas de Inversiones Canarias) nos permitían no pagar tantos impuestos y, por ende, lograr avanzar con nuestros propios recursos y los beneficios que íbamos obteniendo. En esos años había mucho exportador de tomate en Canarias, pero lo cierto es que no se le sacaba todo el rendimiento posible. Era un mundo un tanto mísero que carecía de medios efectivos para prosperar de manera adecuada. Todo ello hacía que durante aquella época fuera difícil la vida en las islas.

Compromiso personal con la familia y la empresa

Si tuviera que decir quién me inspiró en mi voluntad para emprender y autosuperarme, sin duda citaría a mi madre, una mujer fuerte y con mucho sentido de la responsabilidad, que nunca dejó morir ninguna oportunidad. Creó una familia y la supo dirigir en una misma dirección. De hecho, yo he seguido su espíritu y sus valores en mis negocios, y sé que lo importante en una empresa es el compromiso personal con la familia y los trabajadores, el cual ha de ser mutuo. Mi obsesión era legar una entidad con valores éticos y que mis hijos fueran personas dignas de heredarla mediante una formación que primara su cultura, sus principios y su honestidad. Creo que así ha sido y me siento muy orgulloso de ellos.

El “Todo por el turismo” de don Manuel Fraga en 1962

En 1962 fue nombrado ministro de Información y Turismo don Manuel Fraga, cartera que ocupó a lo largo de siete años. Para nuestra suerte, se dio cuenta de que Canarias cumplía todos los requisitos naturales para atraer a turistas extranjeros y podía significar un gran negocio de sol y descanso. Hizo suyo el lema “Todo por el turismo” y declaró a las islas Afortunadas Zona de Interés Turístico Nacional, lo que produjo una gran aceleración en nuestra economía. En realidad se plantó la bandera del turismo justo cuando España necesitaba cambiar y salir del profundo anquilosamiento en que se hallaba inmersa.

Un grupo con cinco áreas de negocio

Nuestro grupo de negocios se divide en cinco áreas: automoción, con BMW como marca principal, turismo, construcción, inmobiliaria y servicios públicos, como pueden ser jardinería y limpieza en general, lo cual precisa de mucha mano de obra. Lo que más nos gusta como empresa es la obra pública y trabajar en todo lo relacionado con la maquinaria. Los servicios públicos son menos gratos; la Administración siempre se retrasa en los pagos y mantener al personal requiere un grado de exigencia muy alto.

Llamada de atención a los gobernantes en pro del turismo canario

En el ámbito turístico, nos dedicamos sobre todo a los hoteles, pues son más rentables que los apartamentos de antaño. En Canarias recibimos 12 millones de turistas anualmente y no los cuidamos como deberíamos. Somos un punto clave de clima en Europa, pero carecemos de una escuela de formación profesional turística de calidad .Deberíamos estar a la altura de Suiza en hostelería, pero el Gobierno no la fomenta de forma adecuada y prefiere invertir en obras faraónicas que pronto evidencian su inutilidad. Hecho en falta que los gobernantes contemplen a qué nos dedicamos en Canarias y a qué podemos sacarle rendimiento.

Hoy el mundo entero es una destinación turística

Estamos presentes en siete países. Tenemos hoteles en Turquía, Chipre y Egipto, y vemos claramente las diferencias entre ellos y nosotros. Es verdad que los beneficios son distintos, pues la mano obra allí es más barata. Pero ellos trabajan la propina, siempre con la sonrisa en la cara, exhibiendo buen talante, gran educación y un saber servir impecable. Tenemos muchos competidores extranjeros, ya que hoy día el mundo entero trabaja el sector turístico. Aquí, por desgracia, hemos industrializado la sonrisa y muchos empleados trabajan desmotivados; y tampoco estamos aprovechando los recursos que proporciona el turismo para reinvertir en el sector y sacarlo adelante.

Potenciar España como sello turístico

Sería deseable, pues, dedicar una pequeña parte de los impuestos a reactivar este ámbito. Me parece excelente la idea del nuevo Ejecutivo de don Mariano Rajoy de potenciar España como sello turístico, porque atraerá a mucha gente. El nuevo Gobierno tiene la obligación de no mirar hacia atrás para intentar cambiar la filosofía de este país.

Exigir al empleado un período previo de aprendizaje

Por azares de la vida, he realizado trabajos de todo tipo, lo cual me ha proporcionado mucha experiencia. Sé que, sin una necesidad real, es difícil que la gente se ponga a trabajar. El país está demandando personas con oficio. Los estudios académicos son importantes, pero no tanto como se cree. Para los empresarios, formar a sus trabajadores conlleva mucho esfuerzo y cierto riesgo, pues en ocasiones, una vez formado, el empleado decide cambiar de empresa. El Gobierno debería exigir siempre al empleado un período previo de aprendizaje; intentar instaurar una cultura del propio oficio. Además, hace falta invertir en investigación para implantarnos tecnológicamente en el mundo. En este sentido, Alemania es un gran ejemplo a seguir.

Lo más grande que tiene un país es la ilusión de sus empresarios

Lo que ha ocurrido en España con las pequeñas y medianas empresas ha sido catastrófico. No se puede cambiar el rumbo de una nación de un día para otro, tal y como ha hecho la crisis financiera. Los empresarios han perdido la ilusión, que es lo más grande que puede tener un país. El caso de la compañía aérea Spanair es paradigmático. Colaborábamos mucho con ella y su desaparición deja una huella significativa. Urge recuperar la ilusión de los profesionales y devolverles la confianza.

Por la creación de un banco estatal

El Banco Exterior de España fue positivo. Volver a crear un banco estatal que apoyara el crédito y a donde todos pudiéramos recurrir, aunque fuera de forma temporal, nos daría un poco de respiro. En estos momentos sería fundamental para los empresarios una entidad que nos sirviera de referencia.

La reforma laboral exige un cambio importante de mentalidad

Sin una dirección política firme y bien dirigida, no devolveremos la confianza al mercado. Va a ser un año muy duro, pero toca cambiar. La reforma laboral exige un cambio importante de mentalidad. Hay que implantar unas obligaciones tan estrictas como los derechos, para lograr rendimiento y, en consecuencia, productividad. Necesitamos campañas de mentalización y luchar entre todos para sacar el país adelante.

Si ahora tuviéramos la peseta, la devaluaríamos

En otras épocas de crisis importantes nos bastó devaluar la peseta para reactivar la economía del país, exactamente como está haciendo ahora Suiza. Pero en nuestro actual mundo globalizado todo indica que medidas de este tipo no resultan demasiado fáciles de llevar a la práctica.

Dejar vacío de poder el Gobierno central ha sido un gran error

Las comunidades autónomas han sido el cáncer que ha corroído las finanzas de España. Supusieron una suerte de reinos de taifas donde cada pequeño gobernante actuó sin vigilancia de acuerdo a sus propios intereses. Dejar vacío el poder central ha sido nuestro gran error. Además, han traído un coste administrativo enorme. Antes todo se administraba con menos personal pero en mejor dirección. Como reza el dicho, la unión hace la fuerza. Centralizar el gobierno del país forma parte el cambio que nos toca vivir.

El equipo humano de una empresa se debe a una jerarquía

El empresario tiene que saber dirigir con autoridad su negocio, no puede dejar la empresa sin poder, pero nunca abusar de los derechos de los trabajadores. El equipo de trabajo humano se debe a una jerarquía. Desgraciadamente, hoy día el poder del empresario está muy limitado, no puede planificar su compañía porque la legislación lo impide. Hay que dar un paso atrás para dar luego dos adelante.

Necesitamos que la oposición política sea constructiva

Es del todo necesario en estos momentos que el partido opositor deje sus intereses particulares a un lado y realice un esfuerzo por apoyar en lo posible las medidas que el Gobierno establezca con intención de sacar el país adelante. El Gobierno tiene una gran responsabilidad y la oposición ha de ser constructiva. Nunca seremos un país competitivo si no logramos hacer esto.

La crisis nos obliga a todos a trabajar firmemente y en serio

Lo bueno de la crisis financiera que estamos viviendo es que va a obligarnos a todos a ponernos a trabajar firmemente y en serio. De ahí que la actual propuesta de huelga general por parte de los sindicatos me parezca tan desafortunada, una nueva muestra de la absurdidad de que la patronal y los sindicatos estén subvencionados por el Estado. Cada trabajador debería pagar sindicatos particulares en caso de necesitar un organismo que defienda sus derechos; igual que los empresarios. Así sucede en Estados Unidos.