Testimonios para la historia, S.L. Editora. Avda. Diagonal, 612 6º 4ª y 5ª Barcelona 08021. Télefono: 930 18 16 16 Contacta
SR. TEODOSIO MARTINO MARTINO Alcalde de Ordes desde 1987.

SR. TEODOSIO MARTINO MARTINO Alcalde de Ordes desde 1987.

Obra:

Texto del 14/07/05,
Fotografía cedida por el Ayuntamiento de Ordes

Ordes es una de las localidades que ejemplifica el denominado “milagro gallego”, es decir, el crecimiento demográfico, económico y social de los municipios en los últimos años, gracias especialmente al respaldo que la administración Autonómica ha prestado a sus municipios. Su alcalde, Teodosio Martino, encara el futuro trabajando para la expansión de un sólido tejido económico, representado por los sectores industrial y de servicios, y la consolidación de la urbe como una atractiva ciudad dormitorio para los jóvenes procedentes de Santiago y A Coruña. 

Nuestra localización geográfica, a medio camino entre Santiago y A Coruña nos ha beneficiado extraordinariamente

Ordes, que actualmente cuenta con 12.417 habitantes, es una ciudad situada a medio camino entre Santiago de Compostela y A Coruña. Nuestra localización geográfica nos ha beneficiado extraordinariamente ya que nos ha permitido convertirnos en una ciudad dormitorio para todos aquellos, especialmente los más jóvenes, que desean residir en un ambiente y entornos más tranquilos que el de una gran capital y disponer de todos los beneficios que conlleva residir en el área de influencia de la misma. Ordes tan sólo dista 26 kilómetros de Santiago de Compostela, comunicados por una autopista de la que nuestra población sólo dista dos kilómetros.

Alto desarrollo del sector servicios y sólido tejido industrial en el que destaca el área textil y la electrotécnica

Esta proximidad y fácil acceso a la red de comunicaciones ha permitido desarrollar un sólido tejido industrial en el que destaca el área textil y la electrotécnica. Además, nuestro sector servicios está especialmente desarrollado, sobre todo el dirigido al público juvenil, ya que Ordes es una de las zonas de ocio nocturno más frecuentada por los jóvenes gallegos durante los fines de semana. También han avanzado notablemente el sector turístico y el comercial.

La diseminación de la población provoca un encarecimiento de las infraestructuras y los servicios que prestamos a los ciudadanos

Una de las características que Ordes comparte con otros términos municipales gallegos es la diseminación de la población, que opta o bien por vivir en uno de los numerosos núcleos urbanos o bien en residir en áreas casi completamente despobladas. Nuestro término municipal está formado por 14 núcleos de población a los que hay que sumar las viviendas aisladas. Esta característica determina que en nuestra localidad existan unos 500 kilómetros de carreteras asfaltadas y unos 1000 kilómetros de pistas de concentración. Además, esta diseminación también provoca un encarecimiento de las infraestructuras y los servicios que prestamos a nuestros ciudadanos, hasta el punto que en ocasiones el coste de la equipación de infraestructuras supera al de la vivienda.

Sólo se pueden construir edificios y viviendas unifamiliares en las zonas urbanizadas

Debido a los costes que implica la diseminación de la población, la actual normativa urbanística prohíbe la construcción de residencias fuera del núcleo urbano, a pesar de las reticencias de algunos ciudadanos que prefieren instalarse fuera de él, ya que dicha construcción conlleva unos costes excesivos para el Ayuntamiento y el resto de ciudadanos. En estos momentos sólo se pueden construir edificios y viviendas unifamiliares en las zonas urbanizadas. El atractivo urbanístico de nuestra población origina que el sector de la construcción continúe siendo uno de los motores de nuestro crecimiento económico presente. Aunque la especulación urbanística es menor que en otros municipios y grandes ciudades españoles, es indudable que está presente porque cada vez se dispone de menos suelo urbanizable y los propietarios de estos terrenos desean obtener la mayor rentabilidad económica posible. Creemos que la mejor opción para luchar contra esta especulación es que la oferta sea lo más amplia posible para poder abaratar los precios.

Servicios sociales y sanitarios que garantizan una calidad de vida satisfactoria

Nuestro municipio dispone de todos los servicios sociales necesarios para garantizar una calidad de vida satisfactoria a nuestros conciudadanos. Las necesidades educativas están cubiertas durante la etapa infantil, primaria y secundaria, tanto obligatoria como postobligatoria. Para cursar estudios superiores los estudiantes deben desplazarse a Santiago o A Coruña, pero las comunicaciones viarias son muy buenas y existe una red de transporte público que cubre el trayecto Ordes-Santiago cada hora. Por lo que respecta a los servicios sanitarios, disponemos de un centro de atención primaria, que atiende a todas las poblaciones de la comarca, y en caso de urgencia los ciudadanos deben desplazarse al hospital de referencia que se encuentra en Santiago.

Congresos, conferencias y cultura, motor de atracción turística y económica

El equipo de Gobierno municipal apuesta claramente por la cultura y la celebración de conferencias y congresos en nuestro término municipal no sólo para elevar el nivel de vida de nuestros ciudadanos sino también como motor de atracción turística y económica para posibles visitantes y empresas. Por este motivo, disponemos de una sala de cultura y de un auditorio con una cabida superior a las 300 personas, que, no obstante, no cubre en este momento las necesidades existentes, dado el gran número de exposiciones, conferencias, cursos, etc. que se llevan a cabo. Por ello, actualmente estamos proyectando ampliar estas instalaciones gracias a la colaboración del Gobierno Autonómico. Esta extensión, obviamente, debería ser paralela al incremento del número de plazas hoteleras existentes.

El nivel de renta, las infraestructuras y los servicios han crecido de forma exponencial

Dejando de lado los tópicos y lugares comunes tan frecuentes sobre Galicia, es indudable que la economía y sociedad gallegas se han transformado de manera sorprendente en los últimos años y que este cambio se debe en gran parte a la energía y medidas tomadas por don Manuel Fraga. De hecho esta transformación se viene denominando el “milagro gallego”. El nivel de renta, las infraestructuras y los servicios han crecido de forma exponencial, lo que ha contribuido a una mejora de la calidad de vida de nuestros ciudadanos. Por otro lado, también hay que tener en cuenta las especificidades de nuestra Comunidad, donde gran parte de la población es propietaria de inmuebles y pequeñas propiedades, lo que nos diferencia de otras Comunidades más deprimidas en que la masa de la población no es propietaria. Algunos sectores se quejan de la diferencia de niveles de renta existentes respecto a otras como Cataluña, pero no tienen en cuenta que el nivel de precios es también mucho más elevado allí y que puede que sus habitantes, aun recibiendo una cantidad superior de ingresos, no dispongan de la misma calidad de vida.

Durante la Transición supimos y aplicamos que lo que caracterizaba a la democracia era la asunción de acuerdos a pesar de las diferentes opiniones y sensibilidades existentes

Por desgracia, España es un país de poca lectura y escasa memoria histórica, lo cual es más alarmante cuando nos referimos a épocas tan recientes como la Transición. Deberíamos recuperar el espíritu y el talante que caracterizó esa etapa tan notable. En aquel momento, teniendo en cuenta las especiales circunstancias históricas de las que proveníamos, nos comportamos como un pueblo maduro y tolerante que deseaba mirar hacia el futuro, sin escarbar en viejas heridas del pasado que solamente pueden conllevar un clima de tensión y división entre los ciudadanos. En nuestra historia hay episodios oscuros llevados a cabo por gentes de sensibilidades diversas y no deberíamos explorarlos y analizarlos continuamente porque sólo conducen a la revancha constante y gratuita. Durante la Transición supimos y aplicamos que lo que caracterizaba a la democracia era la asunción de acuerdos a pesar de las diferentes opiniones y sensibilidades existentes. En la actualidad parece que se haya perdido ese espíritu y que sólo impere la crispación. De hecho, desde la perspectiva de la política municipal, desgasta contemplar como los cambios políticos no siempre son para mejor y como se repiten una y otra vez viejos errores.

El papel cohesionador de la Monarquía en la Jefatura del Estado

Es indudable que el papel cohesionador de la Monarquía en la Jefatura del Estado fue determinante para el éxito de la Transición y la asunción del régimen democrático y que hubo una gran dosis de sacrificio personal en seno de la Familia Real. Recordemos, por ejemplo, la cesión de los derechos sucesorios de don Juan en su hijo en aquel acto en el Palacio de la Zarzuela. En la actualidad, la Familia Real sigue actuando como lazo de unión entre las diversas sensibilidades políticas de nuestro país. Creo que buena parte de la población es monárquica y que, como mínimo, todos los ciudadanos son juancarlistas.

Es preocupante el talante frívolo que determinados medios han adoptado en relación a la cobertura del enlace del heredero

La continuidad de la Institución está más que garantizada porque don Felipe será un más que digno sucesor de su padre y siempre contará con el apoyo y ejemplo de sus progenitores. Ciertamente, es preocupante el talante frívolo que determinados medios han adoptado en relación a la cobertura del enlace del heredero y a su próxima paternidad, pero esperemos que el tiempo normalice esta situación y la Corona siga siendo la institución que nos represente y una, tanto en el devenir diario como en las circunstancias más difíciles.