Joan Rosell Lastortras
Fotografia cedida
*, Pròleg, TH, 4t-5è VOLUM. El crac del 2008. La crisis que cambió el mundo.

Sr. Joan Rosell Lastortras

Presidente de la CEOE

Texto del 28-12-11 

“Las empresas han de disponer de una base tecnológica sólida y equipos humanos cualificados, comprometidos y dispuestos a afrontar los cambios”

“Se olvida que las pymes representan más del 90% del tejido productivo en España”

Formado como ingeniero industrial, la impecable trayectoria profesional de Juan Rosell, con puestos de responsabilidad en entidades de la relevancia de Caixa Bank, Fecsa, Enher, Endesa o Gas Natural, le perfila como uno de los empresarios más distinguidos de nuestro país. Vinculado desde joven al mundo de la empresa y del asociacionismo empresarial, es, además de presidente de la CEOE, vicepresidente de BUSINESSEUROPE y miembro de la Mont Pelerin Society. Ha combinado su labor emprendedora (hoy ostenta la presidencia de Congost Plastic y de OMB) con la divulgativa, siendo colaborador habitual de los principales periódicos de España (El Mundo, ABC, La Razón, El País…), así como autor de diversos libros, los más recientes Y después del petróleo, ¿qué? y Y después de la crisis, ¿qué?; toda una vida dedicada a aportar valores y riqueza a la sociedad que le han valido innumerables distinciones, entre las que destacan la de Commendatore al Merito della Repubblica Italiana, la de Visitante Distinguido de la ciudad de Veracruz (México) y la Llave de Oro de la Ciudad de Barcelona.

Diálogo permanente de la CEOE con las distintas fuerzas sociales, económicas y políticas
CEOE defiende la actividad y los intereses del empresariado español. Fundada en 1977, tiene carácter voluntario e integra a empresas públicas y privadas, de todos los sectores de actividad a través de 55 organizaciones provinciales y autonómicas y 175 organizaciones sectoriales que aglutinan a más de 5.000 organizaciones de base que representan a 1.450.000 empresas y autónomos españoles. En esa defensa de los intereses de la empresa y de los empresarios, una de las actividades más importantes de CEOE es la de mantener un diálogo permanente con las distintas fuerzas sociales, económicas y políticas para aportar propuestas y soluciones eficaces a los grandes desafíos de la economía de nuestro país, negociando por alcanzar acuerdos con las mismas para contribuir al crecimiento económico y a la creación de empleo. Además de ser el interlocutor de los empresarios ante el Gobierno, sindicatos, otros poderes políticos y sociales y la opinión pública, CEOE está presente en distintas comisiones, en órganos de las administraciones europeas, central y autonómica y en multitud de instituciones tripartitas, consejos y foros.

Importancia de la I+D+i para la sociedad empresarial española
Es muy importante. Las empresas han de disponer de una base tecnológica sólida y equipos humanos cualificados, comprometidos y dispuestos a afrontar los cambios. Para ello, se ha de impulsar y mejorarla I+D+i con medidas como la de considerar a la innovación en procesos y productos como un elemento imprescindible para la mejora de la competitividad; mejorar el nivel de participación de la inversión privada y facilitar instrumentos que permitan a las empresas aprovechar la tecnología que generan los centros públicos y privados de investigación. Una de las deficiencias del sistema de innovación en nuestro país ha sido la falta de coordinación de las administraciones en todas sus acciones y la debilidad de las relaciones entre las empresas y el sistema público de I+D.

¿Los empresarios deberían ver la crisis como una oportunidad de negocio o son demasiado fatalistas?
Somos realistas. En época de crisis, hay que realizar un mayor esfuerzo por mantener la actividad empresarial y una lucha constante por no cerrar. El ejemplo lo tenemos en la cantidad de pymes que están desapareciendo en nuestro país desde que comenzó la crisis. Se olvida que representan más del 90% del tejido productivo en España; que son las que crean más empleo, las que necesitan con mayor urgencia el acceso al crédito y una profunda reforma laboral. Desde Gobiernos, administraciones autonómicas y locales, se debe atender con urgencia a las pymes. Los empresarios demandamos que se apliquen reformas de calado y la necesidad de profundizar más en otras, destinadas a lograr las condiciones que llevan a la recuperación del crecimiento económico y del empleo; que faciliten el acceso a la financiación, la modernización delmercado laboral yla negociación colectiva. Asimismo, pedimos reformas en el sistema financiero y tributario o que apuesten por el desarrollo tecnológico y la eliminación de la dependencia energética. Es necesario reducir el gasto público y gastar mejor, disminuir la deuda, simplificar los trámites administrativos y acabar con la morosidad. Así podremos salvar nuestras empresas y volver a generar puestos de trabajo y crecimiento.

Es interesante reflexionar sobre una sociedad anclada en el bienestar, que cree que es una conquista social y un derecho, pero que olvida sus obligaciones, el esfuerzo que debe compensar lo que recibe
Es complicado mantener un Estado del bienestar sin estabilidad, y para ello se precisa de proyectos empresariales viables y un entorno favorable para desarrollarlos. La creación de riqueza conlleva la generación de beneficios, y estos el pago de más cotizaciones sociales y más recaudación de impuestos. Llevará un tiempo hacer comprender que el bienestar no es un regalo, sino que gozamos de un derechos porque previamente hay unas obligaciones en las que todos debemos implicarnos si queremos seguir beneficiándonos de un Estado del bienestar sostenible.

Somos un país poco productivo. ¿No será porque no se da la conciliación de trabajo y familia, hay un abuso en las faltas al trabajo y las bajas sanitarias, una errónea distribución horaria o una incorrecta planificación laboral?
Nuestromercado laboral tieneuna serie de características diferentes del resto de países europeos. Tenemos una alta temporalidad –que afecta especialmente a los jóvenes– y un sistema de contratación que crea una dualidad injusta. La empresa española carece flexibilidad interna. Todos estos factores, junto con otros, inciden negativamente en la productividad y, en consecuencia, en la merma de competitividad. Insistimos en que es prioritario emprender verdaderas reformas para que las empresas sean más competitivas y creen más empleo.

¿Deberíamos haber aprovechado esta época de crisis para una reforma laboral en profundidad, para equipararnos a los países más prósperos de Europa?
Esta crisis ha provocado casi 5 millones de parados. La reforma que se aprobó en julio de 2010 no ha permitido a las empresas mejorar su actividad ni crear empleo estable. Se requieren actuaciones decididas, que acaben con la rigidez de la regulación existente, tanto en materia de negociación colectiva como de mercado laboral. Lo que los empresarios queremos es una equiparación para no tener esos sobresaltos; un país con una normativa laboral, entre otras, que sea equiparable ala Unión Europeay al resto de países de nuestro entorno.

¿Haber negado la crisis tanto tiempo fue lo correcto o, por el contrario, habríamos empezado antes a tomar medidas pertinentes?
En España veníamos de una época de bonanza económica importante, con unos crecimientos superiores a la media dela Unión Europeadesde 1996. Pero las cosas cambiaron: se veían síntomas de agotamiento del ciclo expansivo, pero es cierto que la realidad política suele verlo más tarde. En estos años se han hecho cosas mal, regular, pero también se han llevado a cabo acuerdos positivos, como el Acuerdo Social y Económico, que permitió un consenso entre patronal, sindicatos y Gobierno –y con una oposición que respetó las negociaciones– en materia de pensiones. En este sentido, desde el exterior hanvalorado positivamente este acuerdo, mucho más que en España. Ahora debemos seguir aplicando las reformas, que ya en etapas de crecimiento económico, los empresarios demandábamos para recuperarnos.

En referencia a dichas medidas: ¿se han tomado de forma inconexa, sin pensar a largo plazo, con miedo al desgaste político?
Ha habido aciertos en determinados giros, pero es verdad que el Gobierno tomó medidas no concertadas y sin llegar al fondo de la cuestión, como en el caso de la reforma laboral. Pero como le indicaba antes, también se han realizados pasos importantes, y lo que debemos hacer es seguir dando pasos para aplicar las reformas estructurales necesarias y paliar los efectos de la crisis sobre nuestra economía, con el objetivo de volver a crear riqueza y generar ocupación.

Cuando nos han presionado desde fuera hemos corrido a hacer, e incluso a firmar, un pacto para reformar la Constitución. Si fuimos modélicos pactando durante la Transición, ¿por qué no hemos sido capaces de hacerlo también ahora en temas sociolaborales y tantos otros?
Aparte de que los tiempos son diferentes y las necesidades son distintas, en este momento quizás hemos sido demasiado ambiciosos y, en esta última fase del Diálogo Social pusimos demasiados temas sobre la mesa. De todos modos, durante estos años hemos dado buena muestra de la capacidad de negociar y de llegar a acuerdos entre sindicatos, organizaciones empresariales y Gobiernos, por lo que esta vez no va a ser una excepción. La situación actual nos muestra que debemos remar todos en la misma dirección –tanto en España como en Europa– si queremos llegar a buen puerto. Todos debemos hacer sacrificios y somos conscientes de ello, por lo que las posibilidades de llegar a consensos están ahí y desde CEOE vamos a esforzarnos al máximo posible para tratar de conseguirlo.

Reconversión –es como yo suelo decirlo– de las cajas y la banca
Finalizar la reestructuración del sistema financiero es una de las necesidades prioritarias en estos momentos. Nos enfrentamos a una situación en la que la falta de financiación ahoga a las empresas y a las familias. Si queremos volver a crear riqueza y a generar puestos de trabajo, es necesario que vuelva a fluir la liquidez para que las empresas que en estos momentos están luchando diariamente por sobrevivir puedan disponer de financiación y reactivar así la actividad económica, iniciando nuevos proyectos, nuevas inversiones que propicien la generación de empleo y se revitalice la demanda interna.

¿Qué opina sobre la reforma constitucional para comprometernos a no superar el déficit estructural acordado?
CEOE ha insistido en la necesidad de abordar, con convicción y coherencia, medidas que sirvan para el control del déficit público vía reducción del gasto público corriente. Desde este punto de vista, nos parece positivo que se haga todo lo posible para mejorar la gestión del gasto público, reducir el déficit de las administraciones públicas, modificar la estructura y el enorme peso del gasto del sector público y conseguir no superar el déficit.

Tememos que España acabe siendo rescatada pero, ¿no lo ha sido ya desde el momento en que el BCE interviene comprando nuestra deuda?
En absoluto. Una cosa es un apoyo puntual del Banco Central Europeo y otra muy distinta una intervención total y directa como es un rescate. España está en una situación complicada, pero con el esfuerzo de todos, y con las reformas que acabo de mencionar, estoy seguro que saldremos adelante.

La solución pasa por una Europa más conjuntada y comprometida, con resultados como por ejemplo los eurobonos
Pues sí. Es necesario más Europa y una gobernanza que esté a la altura de las circunstancias. La solución que usted apunta es una de las que se están barajando. Es necesario que los líderes europeos adopten acciones decisivas y urgentes, adquiriendo compromisos que mejoren la gobernanza económica y que deben basarse en los principios de prevención precoz, una mayor vigilancia de los desequilibrios fiscales y macroeconómicos; unas estadísticas independientes; la existencia de frenos jurídicos al endeudamiento para los países dela Zonaeuro y un proceso más automático de toma de decisiones en el seno del Consejo de Ministros dela UE. Todoello con la finalidad de restituir la credibilidad enla Unión Europeay, en especial, dela Zonaeuro.

Economía sumergida. Seguir haciendo la vista gorda para no crear más alarma social
Todo lo contrario. Resulta evidente que es necesario controlar la economía irregular y luchar contra la economía sumergida a través de los medios más adecuados para ello. El Real Decreto Ley de Afloramiento y Control del Empleo Sumergido debería ir ligado a aspectos fiscales y no solo a cambios laborales. Hay que valorar todo lo que sea aflorar la economía sumergida, aunque también es necesario ver cómo y en qué se va a incentivar. Las organizaciones empresariales, y en concreto CEOE, venimos reiterando nuestra disposición a colaborar en las actuaciones contra la economía sumergida y consideramos positivo que se realicen acciones de difusión pública del problema, así como campañas de concienciación social.