Testimonios para compartir,
conocimiento para crecer

Historias que merecen ser contadas. Historias ilustrativas. Así son los testimonios de este casi medio centenar de empresarios que presentan un nexo común: el empeño en el desarrollo de una idea, de un proyecto alumbrado un día, y cuyo recorrido ha permitido a los propios profesionales que lo engendraron evolucionar y crecer.

 Esa evolución y ese crecimiento se ponen en estas páginas al servicio de otros muchos emprendedores, porque ese conocimiento merece ser compartido. El saber y la experiencia que se ponen en común contribuyen a enriquecer el pensamiento, a acelerar el desarrollo humano y a mejorar nuestra sociedad.

Estas 450 páginas albergan grandes lecciones que se cimentan en vidas no exentas de dificultades. Voces que ejemplifican que la determinación se erige en un potente motor para afrontar cualquier desafío. Cuarenta y cinco testimonios para la historia en los que la particular trayectoria de cada profesional se revela como una invitación a la reflexión; a asomarse a sus vivencias para extraer sabias conclusiones que pueden resultar de gran utilidad en el propio camino.

En la aventura emprendedora, la dimensión no importa. Las pequeñas empresas requieren de figuras empresariales de tanta envergadura como las más grandes corporaciones. Los testimonios volcados en estas páginas así lo constatan, exhibiendo que detrás de cada biografía existe un espíritu inquieto, un alma dispuesta a no rendirse ante los obstáculos en el noble reto de hacer realidad el sueño emprendedor. Un reto tan noble como el afán divulgativo, el deseo de trasladar ese aprendizaje a otras personas que desean leer y crecer con unos relatos que reflejan una etapa en la historia que nos ha correspondido vivir.

La grandeza de este libro merece, precisamente, una amplia divulgación y difusión, posibilitadas tanto por sus protagonistas como por esta editorial puesta al servicio de la cultura empresarial. Porque el propósito último, en definitiva, consiste en dar voz a profesionales que merecen ser escuchados, al tiempo que pone en valor el tejido empresarial de nuestro país, frecuentemente no suficientemente considerado. De ahí que solo podamos mostrar agradecimiento a los protagonistas por su contribución directa en forma de valioso testimonio al servicio de la comunidad empresarial. 


Prologistas

Empresarios que han participado